28 noviembre - 2019

Hasta hace poco más de veinte años, el uso de Internet era exclusivo para ordenadores. Hoy en día, miles de dispositivos contemplan esta tecnología como necesaria.. Pero, ¿qué es realmente el Internet de las Cosas?

 

El Internet de las Cosas (IoT)

Este término se refiere a todos aquellos objetos o dispositivos que se encuentran conectados a Internet y que cuentan con algún tipo de inteligencia. Estos objetos se valen de un hardware especializado que les permite la conectividad a Internet y programar eventos específicos en función de las tareas que se asignen remotamente.

Los dispositivos ofrecen información continua a través de datos y hoy en día están ofreciendo una nueva dimensión a diferentes sectores, como es el de la construcción.

IoT puede aplicarse en las diferentes etapas del proceso de construcción, ya sea de un edificio o una obra de ingeniería. Ya en la primera fase de cálculo, planificación y diseño de estructuras ofrece grandes ventajas y sus posibilidades son enormes para el posterior trabajo a pie de obra. También es de gran utilidad durante la fase de transporte de materiales y cimentado, en la que su empleo logra mejorar el funcionamiento de la maquinaria utilizada, el traslado de las materias primas y también la gestión del stock disponible. Una vez concluidas las obras, el Internet de las Cosas puede ser empleado en las tareas de mantenimiento y gestión energética de los edificios.

 

 

1.CÁLCULO, PLANIFICACIÓN Y DISEÑO

Desde la primera fase de planificación, cálculo y diseño, el Internet de las Cosas puede ser de gran ayuda para realizar tareas de diseño de forma integrada. Gracias a ciertos dispositivos se flexibilizan las modificaciones del modelo arquitectónico, previamente simulado en 3D.

 

2.PIE DE OBRA

El uso de sensores conectados en construcción puede proporcionar información actualizada sobre las diferentes obras. Estos garantizan la seguridad de los edificios al identificar piezas defectuosas, evitando así desastres posteriores a la finalización de las obras. Su instalación dentro del hormigón es especialmente útil en monumentos y estructuras como son por ejemplo los puentes y túneles. La tecnología IoT permite, además, monitorizar las condiciones ambientales en todo momento, lo que ofrece una gran ventaja a la hora de ahorrar tiempo y dinero en cuanto a la protección de materiales durante el periodo de construcción y la prevención de desperfectos.

 

3.TRANSPORTE MATERIALES Y CIMENTADO

El traslado de los materiales necesarios para realizar una determinada construcción es otro de los componentes del sector que se puede beneficiar del Internet de las Cosas. El seguimiento GPS de los vehículos que los transportan y la monitorización de su estado puede ser un buen ejemplo. Esto supone una mejora que contribuye a evitar retrasos por averías, evitando así parones innecesarios en las obras. Trabajan a la vez pues ambos funcionan durante las obras. Si prefieres, los cambiamos de orden.

 

4.MANTENIMIENTO Y GESTIÓN ENERGÉTICA

Como consecuencia del auge del Internet de las Cosas en el sector, cada vez es más común la construcción de edificios inteligentes. Estos edificios hiperconectados tienen capacidad, mediante el uso de diferentes sistemas o tecnologías, de adaptar su funcionamiento a las condiciones existentes en cada momento y permiten la monitorización del estado de la construcción y del entorno (ejemplos: nivel de iluminación, temperatura, presencia de gente, etc.), lo que favorece una gestión energética y de mantenimiento mucho más eficiente, así como una rehabilitación más eficaz de los edificios. Nos encontramos con que ell nuevo reto de la arquitectura es crear construcciones sostenibles, que sean energéticamente eficientes y con capacidad de autoabastecimiento.

También no debemos olvidar que los sistemas de gestión inteligente de edificios se han convertido en una realidad muy presente en muchos países.La construcción inteligente tiene infinitas bondades y éstas marcan el camino a seguir en este área y abren la puerta a grandes posibilidades aún sin explorar para conseguir ciudades sostenibles, eficientes y respetuosas con el medio ambiente que mejoren la vida de los millones de personas que habitan en ellas. La integración de IoT y las tecnologías de construcción existentes se presentan, en este sentido, como un gran desafío para las ciudades del siglo XXI.

En conclusión, el Internet de las Cosas aplicado a la construcción tiene como fin último las personas y beneficia a todos los que intervienen en el proceso de construcción. Los arquitectos e ingenieros han visto facilitado su trabajo gracias a la conectividad entre las oficinas y el terreno de construcción; los técnicos y operarios de la obra se benefician de una mayor seguridad y precisión en su trabajo y el consumidor final disfruta, gracias a todo ello, de una mayor calidad y eficiencia en las obras ya sean vía de transporte, en el caso de carreteras o puentes, lugares de trabajo o su propio hogar.

 

Las Oficinas de Transformación Digital puestas en marcha en toda España por el Ministerio de Economía y Empresa, a través de la entidad pública Red.es, cuentan con un presupuesto global de cinco millones de euros. Las actuaciones a realizar serán financiadas con cargo al Programa Operativo Plurirregional de España (POPE), Fondos Europeos de Desarrollo Regional (FEDER) del periodo de programación 2014-2020 y bajo el lema ‘Una manera de hacer Europa’ que tiene entre sus objetivos mejorar el uso, la calidad y el acceso a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).
Esta iniciativa se ejecuta en paralelo al Programa de Ayudas ‘Asesores Digitales’, dotado con otros cinco millones de euros a través del mismo tipo de Fondos Europeos y tiene por objetivo realizar Planes de Digitalización que ayuden a las pymes a incorporar las TIC en sus procesos: gestión del negocio, relación con terceros, comercio electrónico y digitalización de servicios o soluciones.